• 15,009 / 1,369,107
  • 4 / 7,880
  • 5,988 / 54,896

Mi Primer Pierce

WoOLa

Desde hace mucho tiempo quería un piercing, de hecho, hace ya casi 8 años. A los 10 años me enamore del pierce en el ombligo, no podía pensar en otra cosa y tratando de bajar mi obsesión me compre aretes de presión, pero no funcionó, se veían tan bien que no podía esperar a tener uno de verdad. Le pedí permiso a mi mamá y después de un buen tiempo me dijo que sí, que ella iría peri yo tenía que encontrar el lugar. A pesar de que vivo en una ciudad pequeña no me dejaban salir mucho, claro tenía 10 años... En fin, que por lo mismo yo no conocía, más que un lugar pero no se me hacía muy higiénico y tenía miedo de que me diera sida jaja, así que el tiempo pasó y nada.

Se me pasó por un tiempo el querer un pierce, pero luego volvió cuando estaba en la secundaria, solo que ahora quería uno en la nariz y después se me ocurrió la idea de hacerme ese y uno en la oreja alta para que los uniera con una cadena. Seguía sin saber donde hacerlos, y para entonces mi mama ya había cambiado su opinión; en un momento me dijo que me dejaba si yo iba a cuidar a niños y ancianos del DIF y cosas así, y tantas eran mis ganas que acepté, y como ella esperaba que me negara se sorprendió pero aun así me dio un gran NO.

Al salir de la Secundaria me fui de XV años a Europa, con una amiga, y me enamoré porque es un lugar tan liberal... hicimos varias locuras y dijimos que nos haríamos un piercing pero no vimos ningún lugar, sobre todo porque fuimos a lugares turísticos donde no ponen de este tipo de lugares cerca, claro.

Regresé y otra vez no dejaba de pensarlo. Terminó mi primer año de prepa y me fui a GDL de vacaciones, después de muchas cosas mi mamá me dejó quedarme a vivir ahí, porque quiero estudiar Diseño de Moda y, de hecho, ese era el lugar donde quería estudiar y como si estudio aquí la preparatoria me dan el pase directo a la Universidad, además que, jajaja, había un muy buen descuento, ya que se estaba abriendo un nuevo campus, dije que SI.

Entré a 3° Semestre y más o menos al final de este, llegaron a promocionar un viaje a Canadá que se haría en diciembre, Semana Santa y verano. Le avisé a mi mamá pues yo quería ir, siempre fue mi sueño ir ahí. Paso el tiempo, esto fue en noviembre. Salimos de vacaciones y vine a mi casa a ver a mi familia, casi al final, mi mamá de GDL llamó para decirnos que le habían llamado de la escuela para avisarnos del viaje de Canadá por si queríamos ir, para apartar los lugares y todo el rollo. Dijimos que si, pagamos, se hicieron varias juntas para explicarnos lo que haríamos allá y todo. Mi amiga, L., y yo prometimos hacernos un piercing ahí, y que ninguna debía acobardarse, porque ambas moríamos por un piercing y a ninguna le daban el permiso. Era a principios de Marzo y todos contábamos los días. Por fin llegó el día y L. y yo (la misma de Europa, nos conocemos desde los 3 años) salimos hacia Vancouver. Nos recogió Anita y nos llevó a donde sería nuestra escuela (Era un viaje de estudios) porque ahí nos encontraríamos con nuestra madre de Canadá, nuestra Homestay.

La señora era muy simpática, amable. Un día viendo el camino que recorríamos vi que en una ventana decía TATTOO, palabra clave, después se lo dije a L. y dijimos que ahora sí, era definitivo, lo haríamos. La segunda semana, el lunes fuimos pero es el día que cierran, así que tuvimos que regresarnos con las manos vacías... Al día siguiente volvimos, entramos con un nudo en el estomago pero seguras de que lo haríamos, había una muchacha en el mostrador y le dijimos que ibamos por un pierce pero nos contestó que ese día no lo hacían, solo de jueves a sábado, no recuerdo la razón, y que los piercers no estaban, pero podíamos volver el fin de semana y le dijimos que regresaríamos el jueves.

Ese día pasó lento así como el miércoles, contaba los segundos para que llegará el jueves después de la escuela y pudiéramos ir a perforarnos, por fin, después de tantos años, se me estaba haciendo. No estaba segura de que hacerme porque mi arete soñado había sido el de la nariz pero en esos días me entró que quería uno en la lengua y como una chica que iba en el viaje tenía uno y se vía genial dije "por qué no?", pero a la vez creía que el de la lengua dolería mucho y como le tengo miedo a las agujas, pues no sabía por cual decidirme.

El jueves antes de bajar del camión esta niña me mostró su pierce y me encantó así que dije "es ahora o nunca", corrimos hacia Defiance Body Studio, porque ya estábamos cerca de la hora en que cerraban, creímos que ya no llegábamos... pero lo hicimos, entramos apenas recuperando el aliento y le dijimos a la chica del mostrador, una diferente a la del martes, que íbamos para perforarnos y le dijo a Josh, nuestro piercer. Comparados a los de México los precios allá son carísimos pero no nos importó porque sabíamos que era nuestra única oportunidad.

El chico nos pasó a la parte de atrás, íbamos juntas porque necesitábamos apoyo jajaja, le dije que yo iría primero porque sabía que si veía que a L. le dolía yo me haría para atrás. Me marcó un punto en la lengua y me preguntó que si ahí estaba bien, dos veces le pedí que lo hiciera más atrás hasta que ya no se podía más y empezó. Se puso los guantes, me puso la anestesia y esperó un rato en lo que hacía efecto, sacó la aguja y las pinzas. Entonces me dijo "Bueno, vamos a empezar", puso las pinzas en mi lengua y enterró la punta de la aguja, ni siquiera lo sentí, salió un momento y regresó. Me dijo que respirará hondo y supe que ese era el momento, hice lo que me pidió y sentí como atravesaba la aguja, fue algo raro pero muy divertido, es aterrador y a la vez... gracioso, no sabría como explicarlo... No dolió nada, pero nada. Sacó la aguja y me puso la pieza y dijo que ya habíamos terminado, me paré y fui al espejo, entonces conocí el amor jajaja, desde el momento en que lo vi m e enamoré, estaba increíblemente feliz.

Después fue L. Luego Josh nos explicó las precauciones que debíamos tener.

Terminando las dos, le dimos las gracias a Josh, a la chica del mostrador, y salimos muy felices. Llegamos a la casa y por supuesto el mío no lo descubrirían, pero L. se tuvo que esconder de la Homestay. A la hora de la cena L. se lo mostró ya que no quería pasar los días escondiéndose de ella, y me preguntó que como había dejado que mi amiga se hiciera eso pero entonces saqué la lengua. No le pareció mal, de hecho, se rió mucho y nos preguntó cómo había sido todo.

Los primeros 3 días estuve tomando de 2 a 3 Advil al día y muchísima agua fría, porque eso baja la hinchazón y el dolor. De ahí con pura agua. Nos cuidamos mucho el arete, compramos Listerine, L. se limpiaba seguido, no comimos grasas y nos hicieron puras comidas suaves, etcétera... todos los cuidados indicados.

En casa no les pareció porque lo hicimos desobedeciendo pero nos dieron permiso de quedárnoslo por 6 semanas. L. se lo quito antes y yo aprendí las mañas para esconderlo jejeje. Ya llevó 3 meses con él, y sigo amándolo como el primer día.

A cualquier persona que lo quiera sí le recomiendo que lo haga, se ve muy bien, no duele, y mientras se tenga responsabilidad, todo está muy bien.

Bien, esta fue la experiencia con mi primer piercing. Y pronto espero tener una segunda :) . Hasta Luego!!!

Details

submitted by: Anonymous
on: 28 Sept. 2008
in Tongue Piercing

Use this link to share:


Artist: Josh
Studio: Defiance+Studio+Body
Location: Maple+Ridge

Comments (0)

add a comment

There are no comments for this entry

Back to Top