• 12,085 / 1,366,115
  • 5 / 7,635
  • 1,766 / 54,890

Horizontal 'Brow Piercing... Más que el miedo a hacerlo...

Hace mucho tiempo que tenía ganas de ponerme un nuevo piercing. He leído que al tener el primero, te haces adicto a ellos, cosa que no creía hasta que me sucedió. Hace alrededor de tres años me hice un piercing en el labio, pero esa es una experiencia que contaré en otra ocasión. Esta, fue mucho más pensada que la otra, y no comenzó el mismo día de la perforación. Sino que varios días antes... Esa fue una semana de locos... Me la llevé pensando desde el día lunes si hacerlo o no... También, averiguando locales y precios por internet, o conversando con varios conocidos para ver si lo que me haría me iba a doler o no (no me creía tan cobarde, pero ahora ya lo asumí). También, me ayudó mucho leer otras experiencias en BME. Todo por un piercing que nadie más que mis mejores amigos sabían que me haría (ni siquiera mi novia). Bueno, la historia comienza un día lunes, cuando al hablar con uno de mis mejores amigos, le comenté la idea que tenía: Un horizontal 'brow piercing; a lo que me dijo "Dale, hazlo... yo te acompaño...". Ese fue el momento cuando mis nervios dijeron "No lo hagas", por que le dije que no estaba muy seguro. Al decir esto, una rápida reunión con mis demás amigos en MSN era un gran incentivo para hacerlo. Además, uno de ellos ya había pasado por la experiencia de tener un piercing en su ceja, por lo que podía aconsejarme perfectamente. Su único consejo fue "Hazlo".

El día siguiente (martes), fue todo el día pensar si hacerlo o no. Mientras mis ganas estaban 100% en hacerlo, mis nervios aún me decían que no, por lo que aún no estaba convencido del todo. Llegó la noche, y nuevamente a través del MSN, le dije a mi amigo (Mario) que ya mi decisión estaba tomada... Lo iba a hacer. Así, le pedí que me acompañara a la tienda de piercings, pero me dijo "No puedo ir mañana"; a lo que respondí "Si no es mañana, no me lo haré nunca... mis nervios no van a aguantar". Él, seguía negándose.

Al día siguiente, durante el cual tuve que ir a buscar a mi novia al lugar donde estudia, verle las caras a mis padres y mi hermana, y aún así no comentar nada, recibí la llamada que esperaba, era mi amigo (que por cierto es el que siempre me acompaña cuando hay que hacer algo de este tipo), quien me dijo que ese día en la tarde (miércoles) podía acompañarme. Partimos junto a mi novia hacia el local, ubicado en Eurocentro (Santiago, Chile); y al llegar, mientras elegía la joya en la vitrina, se me acercó el piercer (que es amigo de mi padre, ya que él pertenece al círculo de motociclistas de la ciudad, por lo que conoce mucha gente relacionada con piercings y tattoos), y le expliqué lo que quería. Pasamos a la sala y comenzó a juntar los accesorios necesarios, mientras me preguntaba sobre mi padre. Cuando ya tenía todo listo, me mostró que la aguja estaba sellada y estéril, y me marcó donde iba a quedar el piercing, para que viera si me gustaba. El lugar elegido me pareció perfecto. Ahora, con la aguja en la mano, me aviso "Ahí voy", y lo único que pude decir fue "Con cariño, por favor", por lo que él rió. Esperaba sentir dolor cuando tomara la ceja con la pinza, pero no dolió. Entonces, pensé "Si eso no dolió, entonces el piercing lo hará"; por lo que me preparé para sentir mucho dolor. En ese momento sentí la aguja atravesando la piel y luego recorrer mi ceja, para finalmente salir por el otro lado, y oír al piercer decir "Ya está"... Ahí pensé... "Ya está !?... No dolió nada!... jejeje". Luego de eso, me explicó los cuidados, los que ya conocía, porque, como mencioné antes, ya tengo otro piercing. Salí de la tienda, feliz con mi nueva adquisición, y ahí estaba mi novia y mi amigo esperando por mí, los que preguntaron "Dolió", a lo que dije, muy aliviado "Nada..."

Al llegar a mi casa, lo que esperaba. Mi hermana al verme, lo primero que dijo fue "No me avisaste, yo quería ponerme uno en la lengua...". Mi madre, dijo lo típico "Por qué lo hiciste... la cicatriz que te quedará y qué sé yo...". Mi padre, muy indiferente en su comentario "Te pusiste un piercing en la ceja... la cicatriz... y no sé que..." A el, lo distraje hablándole que lo había hecho su amigo ese tipo de cosas, por lo que prácticamente, pasé sin problemas.

Ahora, espero el mes de septiembre para conseguir mi siguiente piercing... un Industrial en mi oreja derecha... Dicen que duele más que la ceja, pero ya sé que la técnica es preparar se para un intenso dolor, ya que así te llevas la grata sorpresa de que duele mucho menos que lo que pensaste...

Details

submitted by: Anonymous
on: 01 Sept. 2005
in Eyebrow Piercing

Use this link to share:


Artist: Carlos+%28Hell%27s+Angels+Member%29
Studio: Bola+Ocho+Tatuajes
Location: Eurocentro%2C+Santiago%2C+Chile

Comments (0)

add a comment

There are no comments for this entry

Back to Top